29/9/10

Este Jueves un Relato: MENTIRAS



Le dije que lo amaba; le mentí. Con ojos lacrimosos y voz entrecortada, el declaró que no podía vivir sin mí; mintió descaradamente. Respondí a su engaño con un apasionado beso, aunque no pensaba en el. Simuló una pasión arrobadora y logró conmoverme. Me dejé conducir por su timo y le declaré amor eterno, indestructible, a sabiendas de la falsedad de mi promesa. El abrazo se traspasó de intensas emociones causadas por la ráfaga de mentiras mutuas. La cuestión es que nos hemos tragado esta quimera. Llevamos décadas hablando falacias, imaginando ímpetus que no existen y configurando un idilio tan embustero como inquebrantable. Otras parejas nos consideran ejemplo a seguir. Reímos cuando lo señalan; nos tomamos las manos y sonreímos satisfechos por la perfección de nuestra farsa.

Más mentirosos en casa de Gus

21 comentarios:

  1. Quizás de eso se trate la vida ¿No nos miente un actor al decír un libreto que no salió de su mente ni de su corazón, o un escritor que nos inventa una história? Y lo disfrutamos.
    Inma, quizás de eso se trate la vida, de mentir y acepter mentiras.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Que triste vivir una vida en comun llena de mentiras sin nada de amor.
    Pero si se siente asi mas o menos bien pues nada al resto de mortales como bien tu dices son una pareja a tener en cuenta.
    Primavera

    ResponderEliminar
  3. Excelente parabola
    La farsa cuajada con mentiras y un cumulo de veriquetos equivalentes para trascender de forma original a la hojarasca que mira impavida,tal espectaculo.

    cariñitos

    ResponderEliminar
  4. Hola Inma
    A mi me parece muy triste vivir una vida llena de mentiras, aunque entre adultos y si se está de acuerdo vale casi todo así que si ellos son felices mintiendo y creyendose las mentiras del otro por mi perfecto
    Un beso de Mar

    ResponderEliminar
  5. Gambeta, yo particularmente no creo que la vida se trate de eso, pero eso si, cada uno la vive como puede o le dejan, no seré yo quien juzgue. Besosssssss
    Primavera,es triste, muy triste pero si ellos son felices... pues ea adelante. Besossss
    Yonki, hay miles de parejas que viven asi y dentro de su mentira son felices. Suerte que tenemos nosotros que no vivimos en una mentira constante. ¿no te parece? besosss
    Mar mi niña, te digo lo que a primavera, es muy triste si, pero hay veces que la vida no te da la opción de elegir y cuando lo hace te has acostumbrado a la vida que tienes y no la cambias bien por miedo bien por comodidad bien por costumbre o bien por cobardía. Pero si ellos asi son o dicen ser felices pues adelante con los faroles. Besossss

    ResponderEliminar
  6. Bueno, conozco a esa pareja, son amigos míos. Así viven hará la friolera de 15 años, hasta han tenido un hijo al que han metido en su mentira; un niño maleducado, tímido, nervioso, neurótico y siempre triste. La pena es esa, cuando en tu farsa metes a otros que no participan de ese acuerdo de pareja.

    Besito, compi.

    ResponderEliminar
  7. Qué triste, una pareja viviendo en la mentira. Que común por otra parte.

    Buen jueves, Inma Brujis :)

    ResponderEliminar
  8. Verónica yo creo que todos conocemos a alguna pareja de estas características, y si, es una pena que metan a inocentes en su farsa, pero sigo diciendo que si ellos asi son felices no sere yo la que los juzgue. Besos wapa.

    Ardillita, común como la vida misma. Besitos

    ResponderEliminar
  9. Casi nos copiamos. Y es que el amor da mucho juego para esto de la mentira.
    Creo que tu historia es más redonda, me ha gustado.

    ResponderEliminar
  10. Algunos hipotecan una vida, contruida sobre mentiras compartidas.
    Original relato, con un reparto equitativo en la falsedad de intenciones, es posible que algún tipo de ceguera cerebral no les deje ver sus mentiras reflejadas en el espejo... y mientras el carro siga, ¡¡a mentir, que es gerundio!!

    Abrazos

    ResponderEliminar
  11. Esas mentiras sobre las que se cimentan vidas enteras!...qué tristeza! y cuánto se repiten historias como esas!


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Inma, las apariencias engañan, si cuela cuela. Pero engañarse a sí mismos roza el masoquismo, haberlas haylas a decenas, ir tirando de un carro que no transporta más que viento y mentiras, aunque por fuera parezca un cadillac.
    Besitos bruijita mía.

    ResponderEliminar
  13. Teresa, es cierto, sobre el amor se pueden escribir tropecientas mil cosas. El tuyo no está nada mal tampoco que lo sepas. Besos
    Alfredo, lo malo es cuando en vez de hipotecarla los dos la hipoteca uno solo, porque a fin de cuentas si lo hacen los dos no se engañan el uno al otro pero si lo hace uno solo... yo no podria.
    Besos
    Neogeminis, se repiten a diario, parejas de conveniencia que se llaman. Pero esto viene pasando desde el principio de los tiempos. Mira los gitanos que tienen prometidas a sus hijas desde el dia que nacen por ejemplo. Besos
    Natalia, si, las apariencias engañan, pero al llegar a casa, las apariencias tarde o temprano terminan desapareciendo y ese matrimonio perfecto pasa de ser perfecto a ser un par de desconocidos que se medio soportan o que simplemente en su vida privada se ignoran. Besos mi niña

    ResponderEliminar
  14. Inma es una historia que seguro la viven muchas parejas a nuestro alrededor, que triste, que vacio tan inmenso ,necesito sentir, sentir y desear a mi pareja, despertar sentimientos y deseos reales, palpables, de no ser así, "apaga y vámonos"
    Un beso grande y verdadero

    ResponderEliminar
  15. Lo mismo te digo Medea, yo necesito sentir cada caricia, cada beso como único. Necesito verle y sonreir sin más, necesito sentir mariposas en el estómago cuando llega a casa y necesito morirme de deseo y de amor cuando estoy a su lado. Sin eso yo me temo que no podría vivir.
    Besos verdaderos

    ResponderEliminar
  16. cuñada...si te digo la verdad, no sé qué tiene de malo un matrimonio en falso...el amor, llega, se esfuma y queda el cariño, luego...una fasedad mas
    medio beso de verdad

    ResponderEliminar
  17. Hay muchas parejas que confundieron un fuego fatuo, un enamoramiento, con el amor profundo y verdadero y que llevan toda la vida con el sucedáneo que supone algo más parecido a la camaradería y la amistad, que al amor. Otros siguen creyéndose su propio mentira y viven una vida de "enamorados", mientras uno ve la televisión y el otro lee o hace crucigramas. Acomodados a ese estado de pseudo-felicidad lleno de rutina. Y así un día y otro día y otro dia y....
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Hola, Inma.

    Es una pareja muy peculiar la de tu relato. Ambos están equilibrados viviendo en sus mentiras reciprocas. Y los dos lo saben. Si son capaces de tomarse de las manos y sonreír sobre ello...es que no les va tan mal. Para gustos, los colores.

    Un abrazo.

    Maat

    ResponderEliminar
  19. Cuñado yo no se si tiene algo de malo, yo no lo haria simplemente. Y si, el amor se esfuma en ocasiones y queda el cariño, pero ¿que haces cuando ni cariño te queda? Un beso enorme
    Pepe, miles de parejas viven así y se ignoran pero en su mundo son felices. No seré yo quien les tire la primera piedra. Besos
    Maat, Lo malo sería que uno de los dos no lo supiera ¿no crees?asi por lo menos no se engañan el uno al otro y tampoco pueden echarse nada en cara. Besos verdaderos

    ResponderEliminar
  20. Me ha dado un escalofrio leer tu mentira Bruji y ¿sabes por qué? por su realidad, porque son o somos muchos los que no sabemos escapar de esas mentiras...
    Besitos domingueros

    ResponderEliminar
  21. Maria José, solo he reflejado una realidad que vive mucha gente aunque no la cuente. Estoy segura que todos conocemos a alguna pareja asi.
    Besos verdaderos

    ResponderEliminar