3/2/11

ESTE JUEVES UN RELATO: SENTENCIAS


Esa mañana al despertar no se sintió nada bien. Se sentó en la cama. Sentía náuseas y el impulso de llorar se adueñaba de ella; pero no quería darle el gusto a su cuerpo, no en aquel momento. Pronto recordó que aquella noche había tenido un sueño y al tragar un sabor amargo le erizó la piel. Y pronto entendió de qué se trataba; podía ignorar al mundo entero, podía desaparecer si así lo quisiera, pero jamás podría olvidar. Una vez más, el fantasma se sentaba a su lado. Y en su pequeña cabeza lo de siempre, preguntas que no vacilaba pero que apantallaban su mente sin permiso ni pudor. Cómo deshacerse de un problema que no tiene solución…cómo caminar todos los días con una mochila que no te pertenece…cómo soportar la carcajada de un sujeto que vive como si nada cuando tus ojos por la noche no encuentran explicación…cómo se mantiene una mentira de la que no somos progenitores porque no existe alternativa alguna… porque la verdad astillaría un presente, un futuro…como se sonríe todas las mañanas si en el vientre un peso amargo nos amenaza con explotar, con hablar, con decirlo todo… cómo se sigue después…Los minutos corren, los días y las estaciones se disipan como el sonido, y el pasado lejos de disolverse se vuelve aún más presente, más cercano, más injusto. Y no hay salida, las puertas están abiertas para escapar, pero el alma tira en contra y la razón no tienen lugar en esta emboscada. Hay que caminar, hay que levantarse de esa cama y seguir caminando.
¿Y si acaso el silencio es la única verdad? O¿ es por cierto considerada una actitud más ética y valiente la de desatar una realidad siendo conscientes de la tormenta que se encima sobre aquellos que más amamos? Todos callan y miran a un costado, los mortales prefieren dedicarse al juicio, porque claro está que, decir la verdad es lo que se “debe” hacer.
El Presente y el Pasado juegan hoy a la rayuela, ella se niega a jugar pero ellos insisten, y la arrastran sosteniéndola de los brazos. Siente impotencia pero no hay salida, no hay sueño que soñar ni puerta por la cual escapar, debe jugar. Y debe ganar. Se apura a llegar al cielo, porque sabe que al menos ganará así una partida. Sin levantar la mirada sus ojos miden y especulan cada salto, cada movimiento… Llega al 10, está preparada para dar su último salto, ese que la llevará al cielo. Pero una sombra le nubla el camino y al alzar la vista el Presente la toma de los hombros y con una sonrisa diabólica y gozosa la empuja hacia atrás. Empieza a caer y recuerda que aquella caída tuvo el sabor inconfundible de la eternidad. Un ruido espeso y penetrante la envuelve y la aturde. Hace intentos de subir, pero es imposible y el Pasado tampoco la ayuda, espera que lo haga sola. No recuerda más nada, y menos aún como terminó ese malicioso juego en el que la creían títere de sus deseos. Algunas noches se pregunta si no estará aún sumergida en esa caída y hacer intentos por levantarse son acaso de lo que se trata su vida.
Más sentencias en casa de Gus

18 comentarios:

  1. Brujis historia tormentosa, como la vida de muchas mujeres.Es un querer y no poder, tal vez si encontran apoyo, donde agarrarse no buscarian la salida tan terrible como volar en el vacio.
    Triste final. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. San pues si, por desgracia hay muchas mujeres en esa situación. Sólo espero que la mayoría sean valientes y busquen ayuda antes de decidir volar al vacío.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Impresionante Inma, la cantidad y riqueza de matáforas, la atmósfera.
    Solo decir que el silencio no es la única verdad. Existe la música.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Llevas toda la razón Juan Carlos. Yo por ejemplo, no sabría vivir sin ella. Es más, mi marido es músico.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. A mi me importa. Y en un buen sentido: el de estar para lo que sea.
    Hay que levantarse de esa cama y seguir caminando, como bien dices.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  6. ¿Quedarse en la cama? Ni hablar. La vida hay que agarrarla fuerte y seguir, siempre seguir, que ya llegará el momento en que reine el vacío absoluto... Lo malo es que no todas las mujeres ven la salida.

    Un abrazo, Inma. Estupendo tu relato :)

    ResponderEliminar
  7. Cas, lo malo viene cuando no te queda ningún motivo para levantarte. Pero hay que buscar uno siempre. Un beso
    Mari Carmen, cierto, hay muchas mujeres que no le ven salida porque están tan hundidas que no ven que siempre sale el sol.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. "La vida sigue", pero no quiero seguir. Se protegen del daño recibido, de la realidad que duele... y a la vez, van perdiendo su percepción de vida. Intenso relato

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Semejanza de lo que es la vida de muchas mujeres qeu no saben tomar la decision de setenciar de una vez todo lo que es su presente.
    Feliz fin de semana
    Primavera

    ResponderEliminar
  10. Un gran ambiente y riqueza literaria, describiendo la lucha de esa mujer por salir de una situación que de momento no tiene salida.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Inma:
    conozco esa sensación de por la mañana. Esa sensación que te ata a la cama, pareces un imán atraído por otro imán. Y te dejas llevar por la vida como un títere atada a un pasado, visionando un futuro negro, horrible. El presente que te rodea no te ayuda. Ese deseo de acabar con todo, de abrazar el silencio por siempre...
    Y, sin embargo, hay salida, hay una puerta, hay otro presente. Está dentro nuestro, no está afuera. El motivo más grande para salir adelante está en nosotros; el motor, la fuerza para cambiar esta dentro de nosotros.
    Inquietante relato, con un principioque, claro, me ha enganchado totalmente. Mezcla de dos realidades, la "verdadera" y el sueño... Diálogo entre pasado, presente y futuro... Me ha gustado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Me ha encantado este texto. Todo él.
    Un abrazo.
    Mariví

    ResponderEliminar
  13. Pienso que siempre puede haber una salida a cualquier situacion, solo que a veces es necesario un gran acto de valentia para tomar la determinacion y la fuerza para ello la debemos buscar en nosotros mismos.
    Un beso, Inma brujis

    ResponderEliminar
  14. Matices. Eso pasa cuando no le ves salida a nada y lo único que quieres es desaparecer para que no te dañen más.
    Un beso

    Primavera. Yo no diría que no saben, quizá es que no pueden, que la espiral es tan grande que han perdido el norte.
    Besos

    Carmen. Yo pienso particularmente que cuando tocas fondo solo te queda subir. Eso si, con esfuerzo y fuerza de voluntad y una mano que te ayude a levantarte.
    Un beso

    Mar, yo tb la conozco, la conozco muy bien y pienso como tu que siempre hay una salida. Sólo hay que tener la valentía de buscarla aunque a veces sea duro.
    Un beso enorme

    Nas. Sólo me he puesto en el pellejo de muchas mujeres, porque hay muchas por desgracia en esa situación.
    Un beso

    Manuel. Pienso como tu, pero a veces la valentía puede no ser suficiente aunque ayuda.
    Un beso

    ResponderEliminar
  15. quiero contarte una historia, cuñada....
    hoy en la mañana una tremenda paralización se apoderó de mi, una tremenda tristura, causada por...eso es otro cantar que no voy a poner aqui. el caso es que a partir de ella era incapaz de sopesar las cosas como es debido, con la razón, pues esta se iba tras los ánimos un tanto alocados y no podía funcionar como se espera de ella, de la razón. así que he pasado el día entre brumas y entre no saber cómo levantarlo, entre medios llantos y la mierda. pero al final, unas palabras de la razón, la cual me dio fuerza,pues al final se impuso,dijeron lo que se tenía que decir y ...a, digamos que uno recobra las fuerzas..y es que dentro de la tristura y de su postrer compañera, la paralización, apenas si uno puede hacer nada, aunque uno sea el que lo debe de hacer.
    besos. me voy a cenar.

    ResponderEliminar
  16. La determinación no simpre es laque deberíamos tener y a veces la valentía está trabada de miedos ante lo que puea venir. A pesar de todo hay que luchar y tirar pa´lante.
    Un besazo guapa

    ResponderEliminar
  17. Esa tristura de la que habla tu relato, de la que habla también el cuñao, ese no saber para qué seguir, para qué levantarse, hay que tocar fondo para impulsarse y subir pero a veces en ese descenso...si no buscamos dentro de nosotros la fuerza o el motivo por el cual seguir puede hacer que nos abandonemos en el camino y eso sería un triste final. Además si hay quien te tienda una mano será más fácil. Conmovedora historia que sin saberlo vive a nuestro lado o en nosotros mismos en algún momento de nuestras vidas. Preciosos sentimientos transformados en palabras. Un beso Brujita

    ResponderEliminar
  18. Es dificil que la valentía se haga lugar sin ayuda. No alcanza con solo desearlo, hay que bucear y encontrar el motivo creo.
    Me gustó por lo intenso tu relato! Todavía estoy tomando aire. Besos

    ResponderEliminar