14/2/11

CON LAS MANOS EN LA MASA


A veces pasa, que mientras cocino, mis manos se mueven mecánicamente, removiendo el guiso, y la mente se me pierde en los laberintos de mi imaginación.
Y entonces pienso en ti, que llegas por detrás para abrazarme suave y besar mi nuca. Pasas una mano por mi cintura y con la otra me retiras el cabello, tan delicadamente que, antes de sentir tus labios, ya me estremecen las yemas de tus dedos.
Y comenzamos un suave baile contrapuesto, yo de espaldas a ti y tú frente a mi espalda, vaivén acompasado sin miradas cruzadas, pues yo vigilo la olla y tú, quién sabe si andarás espiando tras la curva de mi cuello.
Aún así, sin mirarme, me diriges con esa mano que abandonaste sobre mi ombligo, moviendo nuestras caderas a derecha e izquierda, y me besas, bajando del cuello al hombro y vuelta a subir.
Y siento que cambias el paso para rozarte contra mí, y esa mano abandonada, que dejó atrás mi vientre y ya pasea indiscreta sobre mi pecho, cobra vida, atrayéndome hacia ti, mientras tu cuerpo me empuja sobre la encimera.
Se diría que quieres atravesarme con tus envites, se diría incluso que quieres herirme, porque tus besos ahora muerden, tus manos pellizcan y la dulzura de tus palabras se ha tornado urgencia. Un “te deseo” resuena en mi cabeza y me estremece.
Entonces tomo aire, suspiro y, de pie, tal cual estoy, acaricio mi tobillo izquierdo con el empeine de mi pie derecho. Todo se difumina, la olla borbotea, y sonriendo, vuelvo a remover el guiso, en mi cocina.

9 comentarios:

  1. Muy bien, Inma... un poco de pimienta para un día especial. Y, es que, a estas celebraciones, no les debe faltar de nada, y más si se sabe dominar el arte del fuego lento.

    Pasa una feliz noche de San Valentin.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Solitude. Ya sabes que sal pimentadas la comida sabe más rica jajaja. Que hay que salpimentar el día para que sea más sabroso.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. hace ya tiempo que no cocino con delantal...manías...y será quizá por eso que nunca últimamente me han atrapado por detrás así como he leído aquí??
    cullons, desde mañana me vuelvo a poner el delantal.
    besos.

    ResponderEliminar
  4. Jiijijiijij.Muy bueno el guiso,supongo.Mejor el relato.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Cuñado. ¿Por qué te crees tu que yo si que le uso? jajaja. Mira que tener que enseñarte yo a ti... ¡¡¡que lo uses leches!!!
    Un beso
    Tirra. Bienvenido. El guiso rico, rico y el relato con sustancia, mucha sustancia.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. No en vano cuando se ama a alguien le decimos : te voy a comer... algo tendrán en común la cocina y la cama. Relato rico, rico, como dice aquel cocinero.

    ResponderEliminar
  7. Narices! Habrá que ensayar, que si hago lo mismo mi cocinera me echa porque dice que se le va a quemar el guiso ...
    Muy bueno, besos

    ResponderEliminar
  8. Marisol. Cierto, y nos le comemos enterito, yo por lo menos jajaja. La cocina y la cama tienen en común mucho, que los mejores postres se degustan en ella.
    Un beso
    Juan Carlos. Que no, que no te echa, al contrario, tu prueba verás como ella te ayuda a que sigas.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. ¡HUUUUuuummmmmmm! Sabrosooooo ese guiso, con un aderezo especial que hará de encantamiento, para los fuegos del amor perpetuo.
    Un gusto leerte.
    Mariví

    ResponderEliminar