14/3/12

ESTE JUEVES UN RELATO: EL CINE ADESDE DENTRO FUERA DE LA PANTALLA


En el cine siempre ganan los buenos, aunque sean feos y artríticos. Quiero decir, que la rubia de ojos azules a la que esperaba Daniel que se encontraba al otro lado de la calle asido a un ramo de flores no debería ser tan inaccesible como parecía, pues él era el bueno y ésta era su película, más y cuando por la mañana ella había aceptado su propuesta sin torcer el gesto,  regalándole una de aquellas sonrisas que solo saben pronunciar las brujas, la más deseable de las cuales se acercaba en ese preciso momento moviendo de un lado a otro sus apetecibles caderas y su falda minúscula para deleite y disfrute de aquella camada de taxistas que esperaba, frente a la estación de tren, que salieran los turistas para darles “una vuelta” por Burgos   
Cuando le pidió dinero a cambio del sexo Daniel no podía creer lo que oía. Es decir: ¿acaso no trabajaba ella en un banco?, ¿qué demonios hacía metida en la prostitución? Cuando recuperó el pulso y el habla expresó nuestro amigo su indignación pero ella seguía a lo suyo. “Acepto tarjeta de crédito”, concluyó mientras se vestía.  Cuando el buen hombre la sacó,  ella trató de ofertarle una Visa Oro. “con grandes descuentos para usted, faltaría más”. “Cortesía del banco” añadió, “y de su director, que también le tiene en buena estima”.
“Si quieres”, añadió por compasión ante el gesto circunspecto de Daniel, “el fin de semana podemos quedar de nuevo. Fuera del horario de oficina hago descuentos, más aún en tallas pequeñas”.
 Con una nueva punzada en el corazón se despidió el hombre de la puta, que volvía a su casa feliz y radiante y con doscientos euros más en su cuenta corriente. Salió del motel sin renunciar a aquella sonrisa ni a la comisión por haber contratado una nueva tarjeta de crédito. Daniel, sin embargo, siguió en la habitación sumido en la penumbra,  con los pantalones bajados y con pocas ganas de subirlos.
Tardó un mes en volver al banco y cuando lo hizo, ella pareció no reconocerlo. Tras sus gafas de ejecutiva y su atractiva pose ahora no veía a una bruja, como antaño, sino a una arpía, incluso cuando con su dulce voz le decía que el contrato de su hipoteca ya estaba aprobado a falta de los rigores de la firma y de una última reunión con el director que, cortésmente, ya le esperaba en su despacho.
El director del banco también se mostró radiante al estrecharle la mano a Daniel, más aún cuando le ofreció su pluma para que firmara aquel contrato maldito que hipotecaba su futuro no menos de cincuenta años. Cuando el director sacó el tarro de vaselina y lo puso sobre la mesa, intuyó nuestro amigo el siguiente paso.
 “Cuando quieras terminamos de formalizar el contrato”, rumió el director con un deje embebido de lascivia.
Y, entonces,  Daniel se dio la vuelta, agachó el orgullo, y apretó los dientes entre sí con tanta fuerza y aguante como pudo. En fin, cuando de niño soñó que sería protagonista de una de aquellas películas que veía por la tele nunca pensó que lo sería de una de Ken Loach.
Aún le escuece. Vaya que sí...

Más pelis en casa de Mónica

18 comentarios:

  1. Pobre! ¿y quien puede imaginar ser protagonista de una película así? Vamos de terror, pero de terror, los chupa sangres de día y de noche, es que no descansan jajaja.
    Un abrazo Inma.

    ResponderEliminar
  2. No todas las "estrellas" merecen el estrellato!
    Ser rubia platinada no garantiza el glamour!


    saludos cinematográficos...

    ResponderEliminar
  3. ¿Le haría rebaja en la hipoteca? Que poner el trasero es la última moda de los bancos tema préstamos, de hecho vamos con el culo al aire en ese tema.
    Lo del pluriempleo de la oficinista platino, pues tampoco me extraña, cada cual hace lo que quiere con sus horas libres. Tan brujita no la veo, las hay peores o mejores, según cómo se mire.
    Un argumento cinematográfico a lo Ken Loach, peliculero del realismo social y visceral británico. Te felicito por el guión excelente, besitooo.

    ResponderEliminar
  4. Buena película de terror, si señor. Aun tengo los pelos de punta y la piel de gallina. Pobre, ¡que dolor! y seguro que aun dio las gracias.

    No siempre ser el protagonista te asegura un final feliz.

    Muy, muy bueno el relato.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. no sé, vengo de leer un texto en el que simplemente he puesto aquello de un 10...y ahora me encuentro con este otro...me parece cuñada...ah, el anterior es el de alfredo...te decía que simplemente haré lo que con alfredo:
    un
    d
    i
    e
    z...si es que este relato es...cojonudoo...hasta el humor negro está presente en él...
    si es que cuando te pones a escribir, te pones, cuñada...
    y me voy de aquí con el culo prieto...
    medio beso.

    ResponderEliminar
  6. Lo que escuece es el orgullo, que la vaselina lubrifica de maravilla.
    Uf.

    ResponderEliminar
  7. ¡Madre mía!, no se puede uno fiar de nadie, y menos de alguien que trabaje en un banco, porque darte de dan seguro.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. jajajaja,magistral el detalle del tarro de vaselina. Imaginativo, divertido, satirico....... deberian leerlo todos los bancarios, jajajajajaja
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. jajajaja...que buena historia! me encantó ese final... ay dios como caerían todos!!! jojo...un beso

    ResponderEliminar
  10. Tras la lectura de tu relato, me viene a la memoria aquello que decía "con la Iglesia hemos topado, amigo Sancho". En este caso tu protagonista ha topado con los bancos. Es que hay encuentros que nunca deberían producirse salvo que tengamos un punto de masoquismo galopante. (Te confesaré un secretillo. Toda mi vida he trabajado en un banco, pero observo que este no es el foro más amigable para defender el trabajo de los bancarios, que no banqueros).
    Magnífica historia contada con gracejo y un punto de humor muy, pero que muy negro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. ¡Menuda pesadilla! Sabía que en los bancos se hacen pocos amigos, pero de ahí a que sucedan estas cosas... jajaja. Pobrecillo Daniel, quedaría traumatizado. Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Tranquilamente se lo podrías ofrecer a Quentin Tarantino. Una historia real con la como en la película misma. La imagen de la vaselina y el orgullo, es un cuadro genial.

    Me encanto.

    ResponderEliminar
  13. Te ha quedado "de cine". Una historia frecuente, somos seducidos como protagonistas de películas y terminan ... pues eso, como lo cuentas.
    Besos Inma.

    ResponderEliminar
  14. muy deacuerdo con lo que plantea neo, pues el que sean rubias platinadas y muy artistas de pelis famosas en el cine , vamos aver vaya, vaya como va su vida en la realidad...

    ResponderEliminar
  15. Muy buen relato. Me gustó seguirlo palabra a palabra. Luego me pareció genial aprender, pues no conocía a Ken Loach: otra asignatura pendiente, me parece genial!!!

    besos

    ResponderEliminar
  16. Ay pobre!!! Que final tan inesperado le tocó al tipo. Y bueno esto es digno de un guión cinematográfico la verdad, así que te felicito. Un relato genial, divertido, ágil y bien resuelto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Anda que... pobre hombre, pero con la banca hemos topado y ahí escuece siempre..
    Ha estado estupendo este guión a lo Ken Loach...
    Besos

    ResponderEliminar
  18. A lo Ken Loach! magnífico relato Inma! y es que los bancos de verdad se quedan con la dignidad, con los años futuros,..que mas se puede hipotecar?
    Te mando un abrazo

    ResponderEliminar