1/2/12

ESTE JUEVES UN RELATO: PERSONA QUE ES CURIOSA, TIENE REFRÁN PARA CADA COSA


Esta mañana me he ido a tomar un café a un sitio nuevo que han abierto cerca del centro. Todos los días paso por la puerta y siempre digo que voy a entrar pero nunca lo hago.  Así que esta mañana he sacado un ratito y he ido.
Es curioso, no me había fijado en el nombre del bar. (Seguro que si llego a fijarme no me hubiera pasado lo que me ha pasado…)
He entrado, me he sentado en la barra, ya que curiosamente el bar no tenía mesas y he pedido mi café. Después de diez minutos esperando, aparece el camarero y cuando le digo…¡¡¡hombre ya pensaba yo que habías ido a Colombia a por el café!!! Va y me contesta…Más vale tarde que nunca. Y se va.
Me dispongo a tomar mi café, ¡¡¡por fin!!! Y al mirar veo que tiene un pelo. Le digo al camarero… ¡¡¡oiga, aquí hay un pelo!!! Y el tío sin inmutarse me contesta… tampoco es para tanto guapa, que ya se sabe que dónde hay pelo hay alegría.
¡¡¡Qué alegría ni que coño!!! Tráigame otro café ahora mismo y esta vez, no hace falta que vaya a ver a Juan Valdés que tengo prisa.
Se me queda mirando y todo pancho me dice…Tampoco es para tanto.  Vísteme despacio que tengo prisa.
Me le quedo mirando y le pregunto. ¿¿¿Me piensa contestar a todo con refranes??? Y me dice….Ya sabe, hombre refranero, hombre medido y certero. …Y la verdad señora, quien se pica, ajos come.
¡¡¡Ay que joderse!!! Yo solo quería un café y ahora no quiero ni café ni vivir ni na de na. Me pongo el abrigo y cuando voy a salir por la puerta sale de la barra y me dice…A enemigo que huye, puente de plata.
Me le he quedado mirando y le he dicho… Desde luego… si ya lo decía mi abuela, que al buey por el cuerno y al hombre por el verbo.
¡¡¡Y se me ha ofendido!!! Yo media hora aguantando sus refranitos y cuando voy yo y le digo uno va y se me ofende. ¡¡¡Abrase visto!!!
Que el tío ni corto ni perezoso se me queda mirando el escote y me dice con tono de burla… A la vuelta de la esquina pueden solucionar su problema, porque ya se sabe que teta que no abarca la mano, no es teta si no grano.
¡¡¡Eso si que no!!! Le digo... ¿Qué quieres? ¿Refranes? ¡¡¡Pues te vas a cagar!!!
…Y ahí empezó todo señor juez. Yo decía uno y él otro. Por ejemplo yo decía…Pensamientos de hombre pobre, pedos de borrica vieja. Y él me contestaba…La mujer y la sartén en la cocina están bien.
Yo no tenía intención de agredirle, lo juro. Es sólo que cuando me dijo muy sonriente que a la mujer y al papel hasta el culo le has de ver, yo me le quedé mirando y le dije que hombre largo de pata y estrecho de culo maricón seguro. Y claro se sintió ofendido y  me agarró del culo para demostrarme su hombría. Intenté zafarme, pero no pude. Así que me acordé de lo que siempre me dijo mi abuela.
“Hija, no existe hombre grande que resista patada en los albaidas bien dada”.
Y puse en práctica el refrán.
Soy culpable señor juez, lo admito, pero recuerde que juez mal informado, fallo desacertado. Que justo es el mal que viene, si lo busca el que lo tiene. Qué no hay palabra mal dicha si no es mal interpretada y que de sobra es sabido que de puta a puta… taconazo.

Más refraneros en casa de Verónica




22 comentarios:

  1. Brujis, menudo pelma, y es que los refranes hay para todos los gustos, y al que se encabrona, no se le perdona.
    Patada donde más duele, no hay quien lo consuele, ni el juez que ha de absolverte sin culpa. Besitos mil antes de abril.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este camarero, más pesao que uno que lo era mucho jajaja. Por eso tuve que taparle la boca de la única manera que no podía responder.
      Besosssssssssss

      Eliminar
  2. Jajaja, que bien te ha quedado la peleilla de refranes. Yo te absuelvo también, porque el camarero lo era a tiempo parcial, ese en su DNI tenía de profesión: refranero.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo tendré en cuenta para decírselo al juez por aquello de la duda.
      Besossssssssss

      Eliminar
  3. Buenísimo, jajajja, pero hermanita!!!, como narices se llama el café????, es para pasar de largo, jajajaja, que entre tanto refrán se te ha olvidado contárnoslo o me he perdido yo y no lo he visto?, espera que releo y así me rio otro ratillo, ahhh, mira, yo en tu casa y tu en la mia, jajaja, el chivato del messenger, ups, que leo y vuelvo!!!... pos no, que no lo dices por ningún lado y ahora me pica la curiosidad, jajajaja, miles de besossssssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hermanita no lo he dicho. El café se llamaba TODO POR UN REFRÁN. JAJAJA
      Prometo no volver. Palabra de Bruja.
      Besossssssssssss

      Eliminar
  4. ja ja ja
    Que buen relato, me he partido de risa con el...
    Abrazos

    ResponderEliminar
  5. me quede con ganas de saber el nombre del café hasta el comentario de Susurros. Buena melodia encadenada de refranes, digna de pelicula costumbrista!!!.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Buenísimo, me ha encantado, genial el sentido del humor y la sabiduría en cuanto a refranes, algunos ni los había oido nunca.
    Quizás para no verte ante el juez tendrías que haberle dicho aquello de "A palabras necias oidos sordos" pero bueno ya puestos en faena hiciste bien en hacerle ver que "cada maestrillo tiene su librillo" de refranes.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Un buen rato de risas, si señor Inma divertidisimo y muy refranero.¿que sentencia le marco el señor juez?jejeje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Vaya camarero, más pesao que una vaca en brazos. La patada en sus pudendas partes está más que justificada. Lástima que no leyeras el nombre del bar, te hubieras ahorrado el desafortunado encuentro con el refranero puñetero. Una magnífica narración, Brujis.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Ainssss Inma que yo creo que empezaste mal sentándote en la barra mujer, lo propio es hacerlo en un taburete, claro, lo pusiste nervioso, eres una santa, vamos que después de la tardanza del café y la mala leche que tengo hasta que me tomo el primero, al segundo refrán me da que se come la taza y el pelo…vamos que para mí no está eso de que “la paciencia es la madre de la ciencia” o mi pobre y escasa ciencia es huérfana.
    Me he reído mucho con tu verborrea refranera. Un beso grandote.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo2/2/12

    Vaya cultura del refrán, me has dejado de piedra. Esto es como la pelea de gallos, a ver quien la dice más gorda.
    Me ha gustado tu historia.
    Un abrazo
    Carmen Andujar

    ResponderEliminar
  11. Buenisimo Inma, me ha encantado esta dialectica refranera y el terminar toda una sorpresa, ingeniosa, apabullante, los signos de tus relatos habituales.
    Lo he pasado estupendamente leyendo.
    besitos

    ResponderEliminar
  12. Muy buena y muy real, sí señora.
    De oca a oca, de puta a puta, que yo llego más lejos. Me has vencido, a mí tú con tus refranes y tu gracia. Bravo por ti. Un besito y un café, gracias por participar.

    ResponderEliminar
  13. y canarero sin fuente, ríase la gente...
    y camarero descarado, en el culo dale con el cardo...
    y hay tetas pequeñas, también hay camareros sin recetas...
    y en donde se encaja patada, la sonrisa se queda quebrada,,,léase los cataplines...
    señor juez, pa puta, ya está usted..
    medio beso....

    ResponderEliminar
  14. Yo creo que el Señor Juez se habrá divertido mucho con esta historia, es excelente, me pareció muy graciosa la parte en que comienzan a agredirse con refranes.
    Eso sí, decime bien donde es ese bar, así no voy nunca jajaja
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. vaya, vaya que historia suelen suceder con esto de los refranes eeee y yo que andaba medio perdida jajaja... muy curioso tu escrito eee

    ResponderEliminar
  16. Por una vez (sin que sirva de precedente) me he reido un cuarto de hora seguido, a riesgo de acentuar mis patas de gallo y no me ha importado lo mas minimo ajjajajaajajja, chiquilla dime donde esta ese bar para no ir a tomar un cafelito nunca.
    Un beso rapidito

    ResponderEliminar
  17. Yo, te absuelvo ¡¡¡seguro!!!
    Menudo cabronazo el camarero refranero.

    Divertido, destornillante, y me temo que algo real.

    Besos

    ResponderEliminar
  18. Una propuesta muy original la tuya, duelo a refranes y mira que no había caído, porque refranes antifeministas hay ... ya los demuestras.
    Divertido relato. Besos.

    ResponderEliminar
  19. ¡Por dios, esa mujer no puede paraar!!, incitada por ese maldito camarero "el terror de los refranes"
    Inma me descostillado de la risa, la seguidillla es genial, una detrás de otra in crescendo de la tensión y acción perfecto. Hilarante!!
    Te mando un gran beso

    ResponderEliminar