6/4/11

ESTE JUEVES UN RELATO: A CUATRO MANOS. LA CARA


Observo tu cara purísima y resplandeciente y veo que de ella surge una luz silenciosa que todo lo desnuda, una luz que descubre paraísos y mares de ceniza. Es una cara que oculta sombras con su belleza y vuela como un pájaro en libertad. No puedo sacarte de mi cabeza, intentar olvidar tu rostro, es como ahogar el corazón y tratar de ignorarlo es como vivir a ciegas, dando tumbos. No sé quien eres pero siento la imperiosa necesidad de hablarte. Como acercarme a ti? Con que excusa? En mi imaginación armo toda clase de planes fantásticos pero al sentarme frente a ti en el tren cada día, los desecho. Tienes una mirada triste e intensa, la belleza de esa mirada azul me paraliza, solo me queda observarte furtivamente cuando creo que no me ves. Esta mañana al bajar has olvidado un sobre con papeles sobre tu asiento. He querido avisarte pero el tren ha sido más rápido que yo y ya estamos nuevamente en marcha. Con cuidado abro el sobre, son exámenes médicos según el membrete de los informes. No debería leer pero me gana la tentación: “Paciente: Juan Ignacio Lattari, 32 años. Diagnóstico: ELA (Esclerosis Lateral Amiotrófica). Presenta endurecimiento y/o pérdida progresiva de fibras nerviosas. Pronóstico: Atrofia/Parálisis muscular progresiva en un lapso de 6 meses a 2 años.” Al final del informe, escrito en lápiz, leo lo siguiente: “A la chica guapa del tren: tu rostro es el mejor comienzo para mis mañanas; si has llegado hasta aquí comprenderás porque no me he animado a hablarte hasta ahora. Luego he pensado que perdido por perdido ... ahí va: Le concederías unos minutos de charla y un café a un condenado? Espero tu respuesta mañana.”

INMA Y ANNY


Más caritas en casa de Gus

16 comentarios:

  1. Inma Brujis, Anny, que forma de llevarnos desde el pensamiento a la dura realidad, no falta ni sobre una palabra, una letra.Dura la situación de los pacientes de ELA sin la comprensión y el cariño de los que le rodean, pero lo habeís dibujado con gran sensibilidad.
    Besos a las dos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Fantástico! Pura prosa poética Preciosa historia, muy bien conducida hacia lo insospechado.
    Felicidades.
    Besinos

    ResponderEliminar
  3. Inimaginable este desenlace, una forma de contar dulce y entrañable, vidas entrelazadas en miradas y sentimientos curiosos ante lo que cada dia contemplados,deseos de conocer y duro comprobar el dolor ajeno.
    Felicidades a las dos Inma y Anny, cuatro manos en solo dos.

    ResponderEliminar
  4. En nuestras monotonías del día a día, en numerosas ocasiones siempre nos acompañan las mis caras y ahí se cuelga el deseo del conocimiento...

    Estupenda colaboración, y no deja de ser una realidad...

    Felicidades, Inma y Any

    ResponderEliminar
  5. Inma y Any, otro relato que sucede en un tren, atrae esa aparente indiferencia del viajero/a, sin querer atrae un rostro, magnetiza, fascina día a día, y el silencio crea otros mundos en ambas mentes, suposiciones. La casulaidad si es que existe, unirá estas vidas ni que sea tomando un café, charlando, ofreciéndose amistad y consuelo.
    Enfermedad que conozco por un par de alumnos, terrible, degrada léntamente, pero el corazón palpita, el corazón pide cariño siempre.

    Os felicito amigas, me habeís emocionado y la narración avanza intensa, sin tropiezos, genial y muy emotiva. Besitooos muchos.

    ResponderEliminar
  6. Pensaba que vuestra colaboración me haría reir y me encuentro sonriendo, con una sonrisa triste por el futuro de Juan Ignacio, pero sonrisa por presentir que nace, al menos, una bonita amistad.
    Besos a ambas, buen relato, buena colaboración.

    ResponderEliminar
  7. Any, Inma que encantador! que atractivo que influjo ejerecen los rostros de bellos ojos y miradas graves, como ese azul paralizante de Juan Ignacio!
    Me ha encantado y yo adoro los finales esperanzadores, porque mi alma se regocija y aunque (tontamente) porque se que es una ficción, mis dedos se cruzan por ellos.
    Yo pienso lo mismo que Lola, creo que el final es de Any,y de Inma la instrospeccción...es divertido esto!
    A las dos, que buena sociedad han hecho. Excelente!
    Besos chicas

    ResponderEliminar
  8. Yo no se lo concedería,,, me refiera a esa petición de un rato de conversación que le ha hace un desconocido a una persona que deambula.
    ¡A los condenados, no... por muy bonitos que sean esos ojos...!

    ¡Vuestra historia me ha intrigado inevitablemente... hasta ese punto en que sin más tomé partido!

    Tésalo

    ResponderEliminar
  9. Manuel. Es un enfermedad muy dura,por eso hay que tratarla desde el cariño y la sensibilidad.
    Un beso
    V.Nas. ¿Quién podría resistirse a semejantes ojos? aunque sean los de un condenado. Merece la pena. Un besito
    San. Pues la historia surgió sola. La verdad que Trabajar con Anny ha sido muy fácil.
    Un beso
    Matices. A veces las caras son solo eso, caras que vemos a diario, pero cuando nos enamora una mirada, la cara deja de ser cotidiana para volverse única. Un beso
    Natalia, las historias que suceden en un tren o bus, son las mejores porque tienes la incertidumbre de qué pasará cuando esa persona se baje en la próxima parada.
    Un beso
    Juan Carlos. El protagonista no está triste, ha encontrado el amor cuando menos lo esperaba y más lo necesitaba. Seguro que a partir de ese día su enfermedad le da un poquito menos de guerra ¿no crees?
    Un beso
    Ceci, Lola y tu lleváis razón, el final es de Anny. Yo no sabría describir tan bien una enfermedad de ese tipo, creo que me pondría a llorar como una niña si tuviera que hacerlo. Yo soy más del corazón, de las miradas que se cruzan jeje.
    Un besito
    Tésalo. ¿Cómo que no se lo concederías? yo sin dudarlo ni un instante. Sería incapaz de resistirme a semejantes ojos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Vaya sorpresas que nos da la vida, ¿cómo pensar que alguien se ha dejado un sobre expresamente? pero era así. Momentos duros que a veces se han de pasar.
    Muy bien conjuntadas
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Choque los 5 socia! Un gusto haber compartido con vos este jueves.
    Vasos y besos

    ResponderEliminar
  12. Carmen. Ciertamente si, una sorpresa pero esgratificante y bonito saber que alguien piensa en ti hasta el punto de dejarte un sobre con lo que va a ser su vida para que lo sepas de ante mano.
    Un beso
    Any. ¿Cuando repetimos? me ha encantado ser tu socia.
    Un beso enorme amiga

    ResponderEliminar
  13. Que duro vuestro relato Inmma y Anny pero tan posible. Conforme iba leyendo en mi mente enganchaba con la cancion de la Oreja de Van gogh que decidaron a los atemtatos del 11 de marzo en el metro madrileño:
    Si fuera más guapa y un poco más lista,
    si fuera especial, si fuera de revista,
    tendría el valor de cruzar el vagón
    y preguntarte quién eres.

    Te sientas enfrente y ni te imaginas
    que llevo por ti mi falda mas bonita,
    y al verte lanzar un bostezo al cristal
    se inundan mis pupilas.

    De pronto me miras, te miro y suspiras,
    yo cierro los ojos tu apartas la vista,
    apenas respiero me hago pequeñita
    y me pongo a temblar.

    Y asi pasan los dias de lunes a viernes,
    como las golondrinas del poema de Bequer,
    de estaciona estacion,
    de frente tu y yo va y viene el silencio.

    De pronto me miras, te miro y suspiras,
    yo cierro los ojos tu apartas la vista,
    apenas respiero me hago pequeñita
    y me pongo a temblar.

    Y entonces ocurre, despiertan mis labios,
    pronuncian tu nombre tartamudeando,
    supongo que piensas que chica mas tonta,
    y me quiero morir.

    Pero el tiempo se para,
    te acercas diciendo,
    yo aun no te conozco y ya te echaba de menos,
    cada mañana rechazo el directo y elijo este tren.

    Y ya estamos llegando, mi vida ha cambiado,
    un dia especial este 11 de marzo,
    me tomas la mano, llegamos a un tunel
    que apaga la luz.

    Te encuentro la cara gracias a mis manos, me vuelvo valiente y te beso en los labios, dices que me quieres y yo te regalo el ultimo soplo de mi corazón.


    Besos queridas amigas por vuestro excelente a cuatro manos.

    ResponderEliminar
  14. Magnífico relato; atrae, apasiona y sorprende.
    Sin embargo a pesar del triste e inexorable final, te queda la dulce sensación de contagio de la entereza y actitud de los personajes.

    Aleccionador.
    Besos a ambas

    ResponderEliminar
  15. María José. Pues es cierto, le va esa canción que ni pintada. Fíjate que siempre pongo música a los relatos y esta vez noa caí en la cuenta de ninguno que le pegara....Te dejo un beso enorme.
    Alfredo. Si, el final es triste pero antes de ese final hay ilusión y esperanza.
    Un beso

    ResponderEliminar
  16. Un relato que comienza y te lleva palabra a palabra hacia la tristeza de esa sentencia, inesperada.
    Una maravilla. Ternura, ¿esperanza? y un mensaje para los lectores.
    Un abrazo doble.

    ResponderEliminar